Aso. Farola del mar

Hacemos running y aconsejamos como empezar

Consejos para comprar unas zapatillas de running

Ya sabemos que para hacer running hay que llevar unas zapatillas especiales. Es lógico que no podamos ir a correr con unas botas de baloncesto sin destrozarnos los pies. Cada deporte tiene su propio calzado y el running nos ofrece una gran variedad de propuestas.

Cómo elegir unas zapatillas de running

Consejos para comprar unas zapatillas de running

Conociendo si somos pronadores, supinadores o neutros, ya sabremos más o menos qué clase de zapatillas debemos comprar pero hay muchos otros detalles que hay que tener en cuenta para hacer una compra acertada.

Como ya sabemos, cuando corremos el pie se suele mover en la zapatilla hacia adelante, es algo normal, pero si lo hace mucho es que no hemos elegido correctamente el calzado. El hecho de que el pie se mueva dentro de la zapatilla nos provocará ampollas e incluso podremos dañar la uña, con el consiguiente dolor que acarrea.

Por eso, cuando vayamos a comprar unas zapatillas de running lo que debemos tener presente es comprarlas un número más del que utilizamos normalmente en calzado de ciudad, procurando que cuando nos los probemos, los dedos nunca lleguen a tocar la puntera. Si lo hacen, hay que probar con un número superior.

Además, es recomendable comprar el calzado por la tarde, cuando tenemos los pies hinchados después de gran parte del día. Si compramos el calzado durante la mañana, nuestro pie estará normal y cometeremos el error de creer que la zapatilla que hemos elegido es la correcta y seguramente, cuando nos las vayamos a poner por la tarde notaremos que no nos queda igual e incluso nos aprieta.

No todas las zapatillas de running que nos queden bien son las apropiadas para nosotros, si seguimos esta premisa, seguramente compraremos mal. Nuestro peso tiene que ver con la elección del calzado, por tanto, debemos comprar uno acorde a nuestro peso corporal y también a la clase de uso que le vamos a dar.

No siempre vamos a correr por carretera o superficies lisas; puede que necesitemos mejor unas zapatillas de trail en lugar de unas de running o unas que tengan un especial refuerzo o amortiguación. Son detalles que hay que tener muy presentes a la hora de comprar calzado específico para correr.

Además, se debe tener en cuenta para qué fin quieres realmente las zapatillas, es decir, si las quieres solo para entrenar o vas a destinarlas a la competición.

En caso de que se vayan a utilizar para entrenar, los expertos recomiendan zapatillas que tengan un peso entre los 300 y los 400 gramos aproximadamente, proporcionando características como una buena amortiguación y un gran confort.

Si buscamos unas para competición, se recomienda un calzado muy ligero, que no llegue a los 300 gramos, centrándonos sobre todo en buscar el mejor rendimiento.